Cuida tu salud este verano

La llegada del verano no solo marca el inicio de temporada de playas, sino también el punto de partida para afecciones provocadas por el sol; de las cuales, si no se está preparado, pueden perjudicarnos. Además, tomar malas decisiones alimenticias debe evitarse.
Antes que nada, el verano 2012 se caracterizará –de acuerdo al Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi)- por una radiación ultravioleta (UV) elevada, llegando hasta los niveles 14 y 15, de riesgo alto.
Las temperaturas, en promedio, fluctuarán entre los 21 y 27 grados Celsius. Por esto hay que usar un bloqueador solar para cuida la piel de quemaduras. Además, la ropa debe ser de un color claro, para que refleje los rayos del sol.
En caso de daño solar hay indicadores como pecas, arrugas y manchas en el rostro, cuello y orejas que sirven de alerta. En vista de que estas áreas de la piel son delicadas, se recomienda usar sombreros de ala ancha.
Por el lado de los bebés, es recomendable no exponerlos al sol cuando tienen menos de un año de vida. No se recomienda que se les aplique bloqueador, para prevenir así reacciones alérgicas y, en el futuro, algún tipo de melanoma (cáncer de piel).
Y ahora que hablamos de este mal, como indica José Méndez López, Gerente General de la Liga Peruana contra el Cáncer, en nuestro país cada año se diagnostican entre 3 mil y 5 mil casos de melanoma, por lo que hay que estar prevenidos.
Por su parte, el cirujano oncólogo Álvaro Díaz expresó que entre las 10 a.m. y 3 p.m. es cuando uno debe evitar  la exposición directa al sol.
No obstante, la piel no es lo único perjudicado por los ojos, por lo cual se recomienda usar lentes oscuros con filtro de rayos UV, que evitan el envejecimiento del contorno de los ojos, además de proteger los párpados inferiores y exteriores. Por eso deben ser grandes.
Pero los rayos UV también dañan los ojos en sí mismos, en específico las retinas. Pueden causar cataratas, glaucomas o conjuntivitis; siento esta última una infección ocular causada también por agua contaminada). Usar mal los lentes para sol puede, además, afectar la córnea. Pero comprar gafas de este tipo no es algo simple. Uno debe acudir a establecimientos reconocidos si desea un producto que, más que hacer lucir bien, brinden lo que cada ojo requiere en base a la actividad visual.
Finalmente, el iniciar una dieta en verano (algo muy común) puede ser peligroso si no se cuenta con la guía de un nutricionista, que programará el régimen alimentario que cada persona necesita en base a un diagnóstico.(*)

*Tomado del Diario La República